viernes, diciembre 20, 2013

CERVERA DEL RIO ALHAMA - Tres son las calles

TRES

Tres, son las calles
Baltasar Álvarez
San Juan y Real.
Cada una con su historia
que yo
no te puedo contar,
pero que tú
cuando te pasees
por ellas
te las podrás imaginar.

Cada vez hay más calles vacías con sus historias de años paralizadas, lo que antes era un hervidero de niños revoloteando y jugando por ellas, ahora sólo vemos puertas cerradas, balcones sin flores y sin ropa tendida, todo, en espera de algún familiar que está por estos mundos y se digne a pasar unos días de sus vacaciones de verano en su propia antigua vivienda, en el invierno la casa de sus antepasados se quedó demasiado fría para darle calor por unos días; un día se alejaron ilusionados para encontrar una supuesta vida mejor en paraísos de ensueño, profetizados por visiones extraordinarias, algunos la suerte les fue propicia, encontrando nuevo cobijo saludable. El hecho de que uno se vaya del pueblo a grandes urbes a buscarse la vida puede ser por varios motivos aunque el principal siempre es el mismo, poder trabajar sin estar tan subordinado bajo el patrón del pueblo, en definitiva, sentirse más libre cosa que no siempre se consigue por estos mundos; una vez encauzada tu vida en el supuesto lugar elegido, la presencia de tu pueblo en el pensamiento la tienes en mente muchas veces, algunos incluso pueden llegar a olvidarse donde nacieron por recuerdos totalmente desastrosos de su niñez, aun siendo mal el recuerdo, muchas veces sale en conversación como motivo de superación. Los años se nos van acumulando en la ciudad, los hijos formaron sus propios hogares y los nietos intentan formar los suyos, es entonces cuando uno se da cuenta de soledad y como recurso pensamos en  que tenemos un pueblo donde nacimos y podemos encontrar otra vez los recuerdos perdidos de nuestra juventud, por mucho daño que nos hicieron malos momentos, intentamos acudir a los buenos recuerdos de entonces, más el tiempo no ha pasado en balde, todo ha cambiado y nosotros dejamos de ser los que éramos, somos y estamos en un mundo que no perdona no puedes girar la página hacia tras, si puedes recordar, todo lo que el pueblo represento en nuestra juventud, todo se ha ido a una tercera dimensión irrecuperable que uno tiene que aprovechar para cambiarla y actualizarla en tiempo actual para vivirla con toda la intensidad que nuestro entorno nos da, cosa difícil ya que muchos amigos ya no están, pero uno… sigue, aún está vivo dando coletazos.

AVE MARIA PURISIMA

Sin pecado fue concebida…
Después del yo pecador…

El Padre –Dime hijo tus pecados más relevantes desde la última vez que te confesaste ante Dios.
El Ciudadano -Padre me confieso que he vivido por encima de mis posibilidades todos estos años en esta España de Relaxin café con leche. Tanto repiten la frase los que nos gobiernan que al final me lo creo.
El Padre -Hijo mío que me cuentas, pero como has podido dejarte llevar por el pecado de la lujuria, no te dabas cuenta que por este camino ibas a una bancarrota total, que tú como ciudadano español trabajador, eso era, un sin vivir que no vive en ti.
EL Ciudadano  -Padre, vera usted, me acerque a un sitio de buen vivir, donde el  capital es Don Dinero el amo y señor todo poderoso de nuestro puto mundo en que vivimos y uno de sus secuaces me hablo a sottovoce, exponiendo sus ofertas dándome facilidades de que el dinero estaba a mi disposición para todos mis caprichos, solamente me exigía un aval del piso del suegr@ y una firma de un documento que no pude leer por ser la letra del cuerpo 3 ilegible para una visión normal, yo con mis cataratas imposible, eso sí el director del banco me aseguro todo correcto según la ley, el Demonio me tentó y firme. Yo sólo pretendía los mínimos para mi familia.
El Padre –Dime hijo mío, es que no te dabas cuenta que esto te llevaría a un caos de mal vivir, donde tú, sólo tú, irías al desastre de vivir por encima de tus posibilidades, pecado que solamente está permitido a los poderosos defraudadores, ladrones corruptos y algún que otro político de alto copete sin escrúpulos, a ti bendito, con pan, agua y un poco de sal te sobra. ¡Pero! no te preocupes hijo mío, Dios te compensará, porqué es magnánimo y, como el dijo: más fácil que un pobre entre en el Reino de los Cielos que un rico pase por el ojo de una aguja.

Pausa del ciudadano. Aquí no pude contenerme y me dio una risita, je, je, je.

El Ciudadano – Padre, me arrepiento, no sé lo que hice, lo que más pena me da es que aún no sé lo que hago con tanto desbarajuste político en el entorno mío y ver a todo un señor político seguidor del fundador del Opus Dei (monseñor JoseMª Escrivá de Balaguer) con carreras y máster, jurar de hacer el bien y ser honrado a la ciudadanía con su mano sobre una Biblia, al final, ver que todo es contrario a sus principios, exigiéndome a mí, un pobre sin trabajo explicaciones hipotecarias, no entiendo nada; que gran frase el que la dijera, sólo sé que nada sé. Yo padre de familia ni siquiera sé lo que soy, tengo tan poco que ni existo.
El Padre –En qué mundo vives, hijo mío, no sabes que el buen bocado no está hecho para bocas pobres; en que pensabas cuando compraste la vivienda para formar una familia, en que tu vivienda sirviera para francachelas y corrupciones familiares, si es que así pensabas, que Dios te perdone, pecaste, y esto te ha llevado al vivir por encima de tus posibilidades, pecado que la fe Católica condena, tú, austeridad, flagelación y sacrificio y el reino del más allá será tuyo.
El ciudadano –Padre, prometo y juro por la estola que le prende desde su cuello hasta la Santa Biblia que me ponga por delante, que mi única intención era dar cobijo a mi familia, pensando sólo en la tal requerida y nombrada Constitución de 1978 que cada día el político de turno me la recuerda a todas horas y en que uno de sus artículos el 47, capítulo III de los principios rectores de la política social y económica dice: Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación. Incauto de mí, ¡me la creí!
El Padre –La Constitución…hijo, de la que tú me hablas, los políticos sólo usan los artículos constitucionales que a ellos les interesan, que sobre todo son, las patrióticos carpetovetónicos y militares, los de derechos humanitarios, estos ni siquiera los tienen en mente, ni saben si existen. Vete con Dios hijo mío, que la inocencia tan pura este contigo… hasta los cielos.
  
El Padre –Haciendo el ritual de la cruz. Yo te absuelvo de tu pecado de vivir por encima de tus posibilidades y de penitencia sólo te impongo que reces tres Padrenuestro a Jesucristo en la Cruz junto con los dos ladrones el Bueno y el Malo.

Conclusión
El Ciudadano no tuvo tiempo ni de cumplir la penitencia lo sacaron a patadas de su casa y al Padre con la nueva ley en la mano de un Guardia Jurado, lo detuvieron por inicios subversivos. El confesionario estaba trucado habían instalados micros por orden de un político de una comunidad.
¡No te puedes fiar ni de tu padre!



LEJOS

Cerremos los ojos,
marchémonos lejos,
busquemos lo que un día
quedo en el espejo.
Tú, manantial de agua viva
amor tan secreto,
me emborraché de ilusiones
y me fui tras tus besos.
Débiles susurros
se escuchan dentro.
Allí nos amamos
lejos, lejos, muy lejos.

Poesía de Mª Isabel Jiménez Garraleta del libro Retazos de mi vida                      


lunes, diciembre 09, 2013

CERVERA DEL RIO ALHAMA - Barrio de San Miguel

BARRIO SAN MIGUEL

En mis tiempos
bodegas, pajares,
caballerías y cantares.
En el día de hoy
escuelas, frontón,
pistas de tenis,
piscinas y casas
unifamiliares.

En este encabezamiento con el poema, estoy describiendo un poco el barrio de San Miguel cuando lo conocí, el tiempo  no pasa en balde y los momentos cada vez se transforman para bien o para mal; quiero recordar aquellos días, sábados o domingos de almuerzos, meriendas, largos vinos hablados, cantados y compartidos con amigos cerveranos siempre dispuestos a los buenos momentos, tengo que decir que por mí parte fueron alegres y bonitos; ahora, cuando me doy una vuelta con mi bicicleta (es un decir, me la robaron en Cervera es la segunda que me roban, ni si quiera la he denunciado, la primera el Guardia Civil de puesto me dijo que no valía la pena denunciarla, así vamos)  por diferentes barrios del pueblo, en el de San Miguel cada vez me cuesta más subir la cuestecita  del Molino del Cubo, cuando llegas al final de dicha subidita tengo que descansar, el necesario esfuerzo realizado hace que tome un momento de respiro en la entrada de atrás del complejo deportivo cerverano, miro en dirección al castillo contemplando su magnífica vista que por mucho que mire no me canso de contemplarla, con sus pistas de tenis, frontón y piscinas en los pies de la peña; el paisaje que se ve desde allí, me quedo prendado de todo lo que veo, ¡fantástico! Y mira que me he parado veces. Pienso en mis entonces preguntándome por el pasado, ¿aquello era bueno? caballerías, bodegas y bodeguillas, eras, huertos con cardos, lechugas, borrajas y caminos asilvestrados que te conducían hacia el monte donde el cazador encontraba algo para cazar, tenía su gran encanto, era nuestro paisaje, además contaba con veintitrés años, el mundo era mío, ahora a mis ochenta y dos continuo pensando que el entorno que estoy viviendo aún lo encuentro mucho mejor salvando excepciones y el mundo se me está escapando de las manos. Cervera a pesar de muchos males y críticas de dificultades del pueblo que comentamos cuando somos más de dos, tiene cosas que han cambiado para bien con respecto a mis tiempos de juventud, en mi manera de ver el pueblo, para el ciudadano antes estábamos a falta de muchas cosas que incluso se nos hubiesen hecho raras sólo el pensarlas de lo que se conseguiría con el tiempo, sanidad, colegio en condiciones, piscinas, frontón y pistas de tenis es una buena muestra, en los años 1950 las preocupaciones eran otras más vitales y nuestra nación estaba sin libertad todo controlado bajo un mismo signo. Al ignorar el bienestar palabra no conocida por cerveranos y españoles de aquella época no se nos hacían imprescindible. Este mundillo del bienestar que hemos disfrutado durante treinta años (los mejores en todo lo que me ha tocado vivir, por mucho que digan y no he pertenecido a ningún partido en la madurez) y que en este momento se está desmantelado por orden de algunos lobbies poderosos de altas finanzas, pretendiendo vivir sólo ellos con holgura, no sé porqué me temo, casi diría con todo seguridad, lo que está pasando en nuestra sociedad actual se nos está acabando el desdichado-bienestar del ciudadano, nos lo van a cambiar por el subsistir-miserablemente, lo quieren volver a tiempos pasados de remota miseria de alpargata, gorra y de cigarrillo liado para días festivos, cada día nos dan nuestra píldora aborregada que nos tragamos sin rechistar de borrado de cerebro, para reiniciarlo con un programa no actualizado y además lleno de virus de todas clase difíciles de eliminar, el Estado también tiene sus grandes hackers.

EL PAN NUESTRO DE CADA DÍA

El pan que comemos hoy en día está compuesto de muchos ingredientes según el etiquetaje del envoltorio de una de las baguetes o barra de pan que hoy he comprado y he leído por curiosidad, ejemplo:
BARRA DE PAN. Ingredientes; harina de trigo, agua, levadura, sal, hasta aquí correcto, sigue con otros ingredientes, dextrosa (glucosa), emulgente (mezcla de líquidos varios), ésteres monoacetil tartárico de los mono (incrementan la tolerancia al amasado) y diglicéridos (activos alimentarios) de los grasos ácidos antioxidantes ácido ascórbico, agente de tratamiento de la harina, L-Cisteína (antioxidante y muchas más cosas que ya me pierdo). Puede contener trazas de soja y derivados (sin especificar), semillas de sésamo y derivados (también si especificar) en fin, seguramente llevan de todo lo que el mercado químico dispone.

En el pueblo que nací mi padre era panadero por circunstancias de prole en la casa de los abuelos, lo hicieron panadero, ya que mi abuela y el abuelo tuvieron la friolera descendencia de dieciocho hijos (uno por año mientras duro la maternidad) que consumían como langostas, al abuelo que era hombre de campo (pagès) y no era tonto, no se le ocurrió otra que montar un horno en el pueblo de cocer pan para dar mejor vida a su familia ya que de cada cocida de pan que cocía para las familias, como pago se quedaba con un pan. El pan ha sido una base en nuestra cultura, ahora el pan es poco reconocido en nuestra sociedad quedando en términos de alimentación más secundaría, con la crisis, según dicen las estadísticas parece que el consumo de pan se está priorizando algo más por falta de recursos del consumidor destinados a otros alimentos más selectivos. En el caso de la fabricación de pan tengo el recuerdo de mis tiempos de joven y en este caso quiero dar un voto a favor de tiempos pasados como mejor pan que el de ahora; en principio el pan solamente se componía de harina de trigo o el de centeno que era un pan inferior, levadura sal y agua, lo demás consistía para hacer un buen pan en la harina y el reposo de la masa, horno y la pericia del panadero, no había otra cosa, ¡qué pan! Se comía solo. Baguette, Chapata, Frances, Provenzal pan de molde, y un sinfín de sinónimos, nombres que tenemos para definir un nuevo pan que muchas veces es la misma masa con algún componente nuevo añadido, lo único que no cambia es que todas las masas son congeladas que cuecen diferentes establecimientos careciendo de personalidad, por lo menos en las capitales y casi me atrevería incluso en los pueblos. Qué tiempos aquellos donde cada pan salía con sello del panadero rec0n0cible por el ciudadano. 
Cuanto me gustaría poder leer en los envoltorios de los políticos, por lo menos  lo mismo que lleva la baguette de pan, de sus ingredientes de que está compuesto el político que  nos gobierna o aspira a gobernarnos, no solamente de sus curriculums honoríficos que muchas veces sólo sirve para más sinvergüencería en su cargo, sino del grado de honradez que dispone para llevar a buen término su estancia en la política, además de exigirle ser un ciudadano de primera y que su interés como político es hacer el bien a su ciudadanía y no sólo en pensar en destruir lo que funciona bien para beneficio de terceros. ¡Políticos justos y con personalidad ciudadana!. 



DAME TU AIRE

Tú pones fin a la distancia.
Tú le das luz a mi existir.
Tú le das fuego a las cenizas.
Tú le das vida a mi vivir.
Miro al cielo, allí te veo,
eres la estrella blanca y azul.
Tú eres el aire que yo respiro,
y con tu aire puedo vivir.

Poesía de Mª Isabel Jiménez Garraleta del libro -Retazos de mi vida