jueves, abril 27, 2017

CERVERA DEL RIO ALHAMA - Tanteo de los capotes

Pintura al óleo 100X100 ctm.



TANTEO DE LOS CAPOTES



… siguiendo con los toros.



Un momento crucial de los toreros es cuando cada uno coge su capote y empieza a templarlo en la barrera para disponerse a dar los primeros lances al toro que aun está en los toriles a punto de salida. El torero pensativo ya empieza a pensar en su toro y su divisa ganadera, que seguramente ya sabe cómo es por haberlo visto en el corral según sorteo, para el torero saber su procedencia ganadera es importante, siempre es una garantía su divisa en el lomo del toro. En mis tiempos la Guardia Civil era imprescindible en una corrida de toros, no era por lo que podía pasar con el público, más bien era por si el torero cometía una “espanta” que algunos toreros de gran renombre eran propensos a realizarlas, aunque después hicieran una faena excepcional.



El botijo era muy presente en todas las plazas de toros y en las corridas de toros de la más grande a la más chicas, el torero se refrescaba con su agua y si el viento soplaba de mala manera le serbia para mojar la capa y darle un poco más de peso al capote o muleta y de esta manera poder dominar y hacer frente a posibles rachas de aire, cosa molesta para dar unos buenos lances.



Los músicos, imprescindibles en cualquier festejo taurino, ellos son los que en cada momento notifican con su música el momento de la suerte del toro, aparte de dar alegría a la grada y a la muerte del toro.

Pido perdón por no hablar el léxico de los aficionados de la Fiesta Nacional, así lo he pensado y así lo escribo tal cual en su día pinte este cuadro que sin saber muy poco de toreros y toros, así realice.

Busco una escusa para comparar las corridas de toros con los políticos de nuestro momento, más mi cabeza no da para tanto o más bien los políticos no dan de sí la talla, todo son “espanta” y la Guardia Civil en vez de ir por parejas tienen que ir con furgones a capturar a los políticos por estos mundos de Dios; lo malo es que estos señores no rematan la faena, van a la sombra, pero lo importante que en este caso es el dinero, esto si te he visto ya no me acuerdo. Nunca vuelve y España lo necesita


MARCURIA

Día completo 16/04/2017, comimos los dos juntos Luisa y yo en el Bar-Restaurante Diabel, menú, ensalada variada, cebollas del tiempo empanadas con compostura fritas y cordero al horno abundante, de maravilla, no dejamos nada ni estaracos, sin postre, nos tomamos nuestro carajillo de coñac y contentos nos fuimos a casa, mi mujer estaba cansada y se fue a descansar. Un servidor, me decidí por ir un rato con mi bicicleta, motor-eléctrico de ayuda…, casco, gafas de sol y, ruta hacia la caseta y todo seguido con cuesta hasta lo alto de Marcuria una vez llegas al pequeño puerto, todo es bajada casi en línea recta hasta el pueblo de Cabretón llegue a la plaza del pueblo, había personas en el bar del pueblo sentadas tomando el sol y sus cafés , me encontré con una amiga de casa y me pregunto qué hacía por su pueblo, -dar una vuelta con la bici-, le comente la comida tan suculenta que nos habíamos tomado en el Diabel y necesitaba hacer un poco de ejercicio para que la comida hiciera su recorrido normal, la convide a tomar algo, no consistió en el convite, me contesto que estaba en su pueblo y era ella la que me convidaba. Entramos en el bar de la plaza de Cabretón, ella se tomo un botellín de agua y yo un chupito de whisky, hablamos un rato de cerveranos y familia, salimos fuera y le hice una foto con las amigas y su hija. Me despedí.

Al disponerme a marcharme vi a un sobrino de mi mujer con un cochecito con un crío, era su niño recién nacido hacía dos meses, también les hice fotos y seguidamente me monte en la bici camino de Cervera; desde Cabretón a lo alto de Marcuria, casi es recto pero sube, con paciencia uno llega a ver la bajada hacia Cervera. Aquí es cuando me salió toda la euforia de lo hablado y bebido, me deje llevar por la fuerza motriz de mi peso por la bajada, ¡Qué gusto! en mi cuentakilómetros de la bici-eléctrica la velocidad era de 45 km. hora. La primera curva la pase bien, la segunda ya no tuve tiempo a reaccionar, me iba directo al monte, con los frenos apretados a intervalos y tambaleándome llegue a parar la bicicleta, la carretera aumento ante mis ojos, me di de bruces con el asfalto, me caí, mientras me levantaba, paro un coche conducido por una pareja joven, me conocían y me preguntaron si me había hecho daño. Gracias por su atención, les dije que no, a la velocidad que bajaba ni tocarme, volví a montarme en la bici y ponerme en marcha, sólo oí al joven que me decía, al tantoooo, que te viene otra revuelta peligrosa, la del Malicias, ésta ya la pase mucho más despacio y precaución. Al día siguiente los dolores en el cuerpo de magullamiento eran sentidos un poco más dañinos. El fallo fue mío por dejarme llevar por la imaginación en un momento de euforia en un día esplendido, un paisaje de fabula en una bajada de carretera de Marcuria estupenda; que daba gusto el aroma de sus montes y el aire que te envolvía. En fin…, el más sabio hecha un borrón. Algunos borrones tienen consecuencias nefastas. El que algo quiere algo le cuesta y a mí me gusta la bicicleta. 


SAN GIL

San Gil, santo,
San Gil,templo,
San Gil, plaza.


Entre la plaza, gente,
hablando de otras gentes,
cerveranos ocultos en
países lejanos. 

Entre el templo, oratorios,
incomunicados de gentes,
cerveranas sin confesión
hartas de tanta sumisión.


Entre San Gil, fe,
espontánea en gentes,
barrio-bajeras y barrio-someras
esperando del Santo, salud, dinero y amor                                          


                                                        Albert Gilabert Galiano 18/04/2017


                                       

No hay comentarios: